Las contraseñas son cadenas de caracteres usadas para acceder a servicios en línea (p. ej. su correo electrónico o su perfil en las redes sociales).


1::Guardo todas mis contraseñas en un archivo: cuando necesito alguna, puedo recuperarla fácilmente.
3::Prefiero usar una contraseña diferente cada vez.
1::Utilizo la misma contraseña para cada servicio que uso.

Esto no es correcto; de hecho, no debe guardar sus contraseñas en un archivo (sin cifrar) ya que otras personas podrían acceder a él. Se recomienda usar una contraseña diferente para cada servicio, sin guardarlas en ningún archivo. Si usa la misma contraseña para todos sus servicios, en caso de que un usuario malintencionado logre averiguar su contraseña para uno de ellos, tendrá acceso a todas sus cuentas de todos los servicios. Además, es importante tener contraseñas fuertes con una longitud apropiada (es decir, al menos, ocho caracteres) compuestas tanto por letras mayúsculas como minúsculas así como por números y caracteres no alfanuméricos.

 

Para más información e ideas acerca de cómo elegir contraseñas fuertes que pueda recordar, véase:

https://www.schneier.com/blog/archives/2014/03/choosing_secure_1.html

 

Tener diferentes contraseñas para cada servicio, sin guardarlas en un archivo, es la estrategia correcta para proteger sus cuentas. De hecho, si usa la misma contraseña para todos sus servicios, en caso de que un usuario malintencionado logre averiguar su contraseña para uno de ellos, tendrá acceso a todas sus cuentas de todos los servicios. Además, es importante tener contraseñas fuertes con una longitud apropiada (es decir, al menos, ocho caracteres) compuestas tanto por letras mayúsculas como minúsculas así como por números y caracteres no alfanuméricos.

 

Para más información e ideas acerca de cómo elegir contraseñas fuertes que pueda recordar, véase:

https://www.schneier.com/blog/archives/2014/03/choosing_secure_1.html

 

Usar siempre la misma contraseña es una mala estrategia aunque esta sea fácil de recordar. Si un usuario malintencionado conoce o puede llegar a conocer su contraseña, tendrá acceso a todas sus cuentas. Se recomienda usar una contraseña diferente para cada servicio, sin guardarlas en ningún archivo. Además, es importante tener contraseñas fuertes con una longitud apropiada (es decir, al menos, ocho caracteres) compuestas tanto por letras mayúsculas como minúsculas así como por números y caracteres no alfanuméricos.

 

Para más información e ideas acerca de cómo elegir contraseñas fuertes que pueda recordar, véase:

https://www.schneier.com/blog/archives/2014/03/choosing_secure_1.html



Sin embargo, también ayudan a evitar que otras personas accedan a sus cuentas personales. Lamentablemente, al usar tantos servicios, es difícil recordar todas nuestras contraseñas. 

Teniendo en cuenta esta situación, ¿cuál sería una buena estrategia?